MINERÍA EN ACCIÓN

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print

Directamente al Hospital Clínico de la Universidad de Chile José Joaquín Aguirre serán trasladados parte de los humidificadores que llegan desde China a nuestro país para apoyar los tratamientos de pacientes críticos con COVID-19. La compra fue realizada por el fondo empresarial, levantado por la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) y sus ramas, conforme a los requerimientos y especificaciones técnicas de expertos de los ministerios de Salud y Ciencia de Chile.

Los 25 equipos serán acompañados de una donación de 100 millones de pesos que permitirán adaptar las salas que reciben a los pacientes internados por COVID-19. Desde el inicio de la pandemia, el Hospital Clínico de la Universidad de Chile ha logrado dar de alta a 200 personas que habían sido hospitalizadas producto de la enfermedad que causa el Sars-COV-2. Los equipos y su correcto acondicionamiento permitirán ampliar la capacidad de respuesta de la institución, clave para la atención de la zona norte de la Región Metropolitana en momentos en que se está llegando al límite de la capacidad hospitalaria en Santiago.

El uso de equipos de alta oxigenación es una técnica que podría evitar que hasta 50% de los pacientes críticos con coronavirus pase a la fase de ventilación mecánica con sedación o coma inducido. A través de este sistema, el equipo proporciona al enfermo oxígeno humidificado a través de una cánula nasal, permitiendo que el paciente se mantenga despierto con apoyo de una enfermera.

La directora del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, doctora Graciela Rojas, explicó que “estos equipos serán de tremenda ayuda para salvar vidas desde el momento que los recibamos y nos permiten continuar nuestra campaña para ampliar nuestra atención al máximo en que el país nos necesita. Estamos sumamente agradecidos de los empresarios y sabemos que Chile también”.

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, también agradeció el aporte realizado por la CPC y destacó que “esta donación es fundamental para que nuestro hospital pueda ampliar su atención y salvar más vidas en momentos tan críticos. Hoy nuestros esfuerzos están centrados en enfrentar esta crisis sanitaria, con un gran despliegue en la atención de pacientes de COVID-19 y además velando por mantener la atención integral en otras áreas, como la maternidad, por las mujeres que darán a luz, sus recién nacidos, sus familias y todos quienes que confían en la medicina que entregamos”.