Sociedad Nacional de Minería

REFERENTE Y VOZ DE LA PEQUEÑA, MEDIANA Y GRAN MINERÍA EN CHILE DESDE 1883.

NOTICIAS

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print

Este 26 de septiembre, la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI) cumple 138 años de existencia, constituyéndose en una de las organizaciones empresariales más antiguas del país, que agrupa a empresarios mineros de la Gran, Mediana y Pequeña Minería, metálica y no metálica.

Mediante decreto supremo del Presidente Domingo Santa María, el 26 de septiembre de 1883 fue fundada la Sociedad Nacional de Minería dedicada a enfrentar y subsanar los problemas de la minería. Sus fundadores aprobaron la administración por un Consejo Directivo integrado por un Presidente, un Vicepresidente y 15 Consejeros, que duraban un año en sus cargos.

Con ocasión del nuevo aniversario, el presidente de SONAMI dirigió un saludo a los asociados y asociadas a la entidad gremial, destacando que hoy “somos una de las organizaciones gremiales más antiguas de Chile y con mayor tradición y representatividad”.

“Esta celebración nos encuentra en un momento particularmente especial y trascendente, que está lleno de desafíos no solo para nuestra industria, sino también para el país. El aporte de la minería a la economía nacional y al desarrollo de Chile se ha demostrado nuevamente en medio de la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años. Estamos convencidos que Chile sería un país mucho más pobre y menos robusto y resiliente, sin el desarrollo minero de los últimos treinta años”, sostuvo Diego Hernández.

No obstante lo anterior, el presidente de SONAMI dijo: “Estamos enfrentando una nueva discusión sobre nuestro aporte al desarrollo económico, expresado en el proyecto de ley de royalty minero, sumado a un escenario de incertidumbre frente a la elaboración de una nueva Constitución cuya redacción está en manos de la Convención Constitucional”.

Al referirse a la elaboración de una nueva Constitución, Hernández señaló: “Estamos comprometidos en presentar nuestras propuestas para que la nueva Constitución nos permita  seguir progresando, y así construir entre todos un Chile desarrollado, más justo y equitativo”.